El Secreto – Ya viste esta pelicula? Puede cambiar tu vida

Estimados amigos, quisiera compartir contigo la película principal de el “El Secreto” de Rhonda Byrne.

El Secreto - Julio Camacho
El gran secreto de la vida se llama, la “Ley de Atracción“. Esta postula que las cosas similares se atraen; por lo tanto, cuando tienes un pensamiento, este atraerá hacia ti pensamientos similares.

Los pensamientos son una forma de energía magnética y tienen una frecuencia vibratoria. Cuando tienes un pensamiento, este es enviado hacia el universo y magnéticamente atrae aquellas cosas que estén vibrando en la misma frecuencia.

En consecuencia, si quieres cambiar algo en tu vida, debes cambiar la frecuencia e intensidad del estado vibratorio; y esto se logra al cambiar tus pensamientos.

Tus pensamientos actuales están creando tu vida futura en este preciso momento y todo lo que sucederá en ella en el futuro próximo. Aquello en lo que piensas más a menudo, aquello en lo que más te enfocas, aparecerá en tu vida de una u otra manera. Tus pensamientos se convertirán en cosas.

Las personas que han atraído la abundancia a su vida, han aprendido a usar la Ley de Atracción para hacerlo, en forma consciente o inconsciente, de todos modos esta ley universal sigue funcionando 24/7. Ellos sólo han mantenido pensamientos de riqueza y abundancia; y no se permitieron tener ideas contradictorias en sus mentes.

Para ver gratuitamente la película completa PRESIONE AQUÍ ahora mismo.

LA CONSCIENCIA DORMIDA

Hoy recibi de una persona muy especial, este articulo, que habla sobre un tema que todos deberiamos conocer … Y quise compartirlo tal y como lo recibi … Espero que les agrade como me agrado a mi …

“No hay nada más hermoso que cuando la sabiduría y la bondad actúan juntas”

Alonso Puig

Reconozco que llevo un par de semanas descansando mal y soñando mucho. Es curioso (o quizá no tanto) que cae delante de mi un capítulo de un libro que me regala una poderosa reflexión sobre los sueños y nuestra consciencia dormida.

Es verdad que cuando dormimos no somos dueños de nuestros sueños. No elegimos qué sueños tenemos ni en qué pesadillas nos vemos atrapados. Tan solo cuando despertamos nos liberamos de esa historia que nos hacía sufrir y lo hacemos con una mezcla de desasosiego y alivio en la que incluso nos cuesta discernir entre sueño y realidad.

Quizá esto también nos ocurre cuando, sin darnos cuenta, vivimos encerrados en el sueño de nuestra consciencia dormida. Esta consciencia dormida se debe a los hábitos improductivos que condicionan nuestra manera de reaccionar frente a todas las situaciones a las que los enfrentamos. En muchas ocasiones son decisiones tempranas que nos permiten sobrevivir pero que, una vez cambiado el contexto y pasados los años, se han adherido y han emponzoñado nuestro comportamiento.

Julio Camacho - Soñando

Esta consciencia dormida se alimenta de un estado de ánimo empobrecido de pesadumbre y pesimismo que victimiza nuestra actitud.

Incluso hay quien llega a morir creyendo que ese sueño de su consciencia era de verdad la vida, llena de oscuridades y tinieblas en las que tan solo se podía sobrevivir. Pero si no reconoces que estás dormido y realmente crees que estás despierto, ¿qué necesidad tienes de despertar?

Los agresivos tienen dormida su consciencia frente a la tolerancia. Los que desprecian durmieron su consciencia de humildad. Los egoístas escondieron su consciencia frente a la generosidad. Los resignados duermen la consciencia de la aceptación.

Solo cuando despertamos a la vida podemos tener otra perspectiva más enriquecida y saludable de la misma. Y despertar nuestra consciencia es posible cuando descubrimos, nos comprometemos y somos fieles a nuestra esencia.

Cuando descubrimos nuestro talento, nuestra aportación de valor, nuestro diamante en bruto o nuestro sentido para actuar, es cuando podemos ir más allá de lo que nunca habríamos podido imaginar.

Si después de un tiempo, descubres que sigues en un bucle sin salida que no te ha hecho mejorar, ¿no será que estás dormido?

10 cosas que las personas con éxito hacen

¿Por qué has alcanzado unos objetivos y no otros?

Featured 048 Muro Personal

Si no estas seguro, no eres el único confuso. Resulta que incluso la gente brillante y con grandes logros son terribles a la hora de comprender por qué tienen éxito o fracasan. Por instinto, la respuesta –que has nacido con ciertas habilidades y no con otras- es sólo una pequeña pieza del rompecabezas. De hecho, décadas de investigación relativa a logros, sugiere que la gente con éxito alcanza sus objetivos no solo por quienes son sino más a menudo por lo que hacen.

1- Concreta.
Cuando te planteas un objetivo, intenta ser lo más específico posible. “Perder 5 kilos” es un objetivo mejor definido que “Perder algo de peso”, porque te da una idea clara de a qué se parece el éxito. Saber exactamente lo que quieres conseguir te mantiene motivado hasta que lo consigas. Piensa una acción específica que debas tener en cuenta para alcanzar tu objetivo. Si te prometes “comeré menos” o “dormiré más” es demasiado indefinido, se claro y preciso. “Estaré en la cama a las 10 de la noche entre semana” no deja espacio para dudar lo que tienes que hacer y si realmente lo has hecho.

2-Aprovecha cada momento para actuar.
Estamos tan ocupados, y con tanto objetivos entre las manos que no es sorpresa que perdamos oportunidades de actuar simplemente porque no nos damos cuenta. Realmente no has tenido tiempo para hacer ejercicio hoy? Ni un momento para devolver esa llamada de teléfono? Conseguir una meta significa aprovechar esas oportunidades antes de que se escurran entre los dedos.

Para aprovechar cada momento, prevee cuando y donde desarrollarás cada actividad. De nuevo, se lo más concreto posible (ej. “Si es lunes, miércoles o viernes voy a hacer ejercicio 30 minutos antes de ir al trabajo”.) Investigaciones muestran que este tipo de planificación ayudará a tu cerebro a detectar y aprovechar cada oportunidad que surja, incrementando las posibilidades de éxito un 300% aproximadamente.

3-Conoce exactamente cuánto camino queda.
Conseguir cualquier meta requiere una evaluación continua y honesta de tu progreso, o te evalúan desde fuera o te evalúas tu. Si no sabes cómo lo estás haciendo, no puedes ajustar tu comportamiento o tus estrategias. Evalúa tus avances con frecuencia semanal, o incluso a diario, dependiendo de tu meta.

4-Se optimista-realista.
Cuando te planteas una meta, se pone en marcha el pensamiento positivo sobre la probabilidad de conseguirlo. Confiar en tu habilidad para tener éxito es muy útil para generar y mantener tu motivación. Pero hagas lo que hagas, no subestimes lo difícil que puede ser conseguir lo que te has propuesto. La mayor parte de los objetivos requieren tiempo, planificación, esfuerzo y persistencia. Investigaciones muestran que pensar que las cosas se consiguen fácilmente y sin esfuerzo te dejan sin armas para afrontar el camino y aumenta significativamente las probabilidades de fracaso.

5-Concéntrate en mejorar, más que en ser bueno.
Confiar en tu habilidad para conseguir objetivos es importante, pero es más importante confiar en que puedes tener esa habilidad. Muchos de nosotros pensamos que nuestra inteligencia, nuestra personalidad y nuestras aptitudes físicas están fijadas y no importa lo que hagamos, no las mejoraremos. Así nos centramos en objetivos relacionados con nosotros más que desarrollar y adquirir nuevas habilidades.

Afortunadamente, décadas de investigación sugieren que la creencia de que las habilidades son estáticas es errónea, las habilidades de todo tipo son muy flexibles. Aceptar el hecho de que es posible el cambio se pueden valorar mejores opciones y alcanzar tu potencial. Las personas cuyos objetivos son mejorar, más que ser bueno, toman las dificultades con calma y aprecian el camino más que llegar al destino.

6- Ten agallas.
Voluntad de comprometerte con objetivos a largo plazo, y persistir ante la dificultad. Estudios muestran que la gente valiente obtiene mayor nivel educativo y mejores calificaciones.

El esfuerzo, la planificación, la persistencia y buenas estrategias son lo que realmente te lleva al éxito. Aceptar esto no sólo te ayudará a ver tus objetivos con mayor precisión, sino también tener más confianza y agallas.

7- Fortalece tu fuerza de voluntad como un músculo.
El autocontrol es como cualquier otro músculo en tu cuerpo, cuando no lo ejercitas se debilita, pero cuando lo ejercitas de forma regular se hará más fuerte y capaz de ayudarte a conseguir tus objetivos.

Asume un reto. No tomar más aperitivos ricos en grasa, hacer 100 abdominales al día, ponerte recto cuando te des cuenta de que estás encorvado, intentar aprender una nueva habilidad. Comienza sólo con una actividad, y elabora un plan de respuesta para cuando comiences a encontrar algún problema. (Si se me antoja un bocadillo, comeré una pieza de fruta o tres piezas de frutos secos). Será difícil al principio, pero cada vez será más facil, esa es la clave. A medida que tu fuerza sea mayor, puedes incorporar más metas y avances en tu sesión de autocontrol.

8-No tientes a la suerte.
No importa lo fuerte que haya conseguido ser tu fuerza de voluntad, es importante tener en cuenta el hecho de que este hecho es limitado y si la sobrecargas puedes llegar a agotarla. No te propongas dos metas de una vez, si puedes evitarlo (como dejar de fumar y empezar una dieta al mismo tiempo). Y no te pongas en peligro, mucha gente sobrevalora su resistencia a la tentación y se exponen a muchas situaciones donde las tentaciones abundan. Las personas con éxito saben que no deben convertir una meta en algo más difícil de lo que por si ya puede ser.

9-Céntrate en lo que harás y no en lo que no harás.
Quieres conseguir perder peso, dejar de fumar, o poner un límite a tu mal genio? Planifica cómo vas a reemplazar malos hábitos por buenos, más que centrarte sólo en los malos hábitos. Investigaciones relativas a la supresión de pensamiento (ej. No pienses en osos blancos”) han mostrado que intentar evitar un pensamiento hacen que esté más presente. Lo mismo ocurre cuando se trata de un comportamiento, intentar no tener un mal hábito puede fortalecerlo más que romperlo.

Si quieres cambiar tu modo de hacer algo, pregúntate, qué harás? Por ejemplo si estás intentando mantener la calma quizá debas plantearte “si comienzo a enfadarme, respiraré profundamente tres veces para calmarme”. Utilizando la respiración profunda en lugar de centrarte en tu ira, tu mal hábito se irá debilitando hasta desaparecer por completo.

10-Empieza por lo mas importante, TEN FE EN TI MISMO.
Investigaciones del comportamiento humano han demostrado que la mayoria de personas no alcanzan el exito simple y sencillamente porque no empiezan por tener fe en si mismos.  No es facil tratar de sobresalir en un mundo en el que la norma es ser mediocre.  Revisa tu YO interior y analiza que realmente quieres; compara eso con el resto del mundo y date cuenta que tienes ya algo diferente.  Empieza a tener fe en ti y tus objetivos y viualizate por encima de los demas, simplemente porque tu deseo es muy superior al de la mayoria que desea mantenerse en su zona de comfort y los hace mediocres.

Te deseo muchos exitos, pero te recomiendo que sigas estos pasos uno a uno, y estoy seguro te llevaran a un siguiente nivel y te dara confianza para caminar seguro hasta tus objetivos.

 

Julio Camacho - Lider Multinivel

Julio Cesar Camacho
Lider Multinivel
SKYPE: julio-cesar-camacho
director@juliocamacho.net