Qué hacer en caso de erupción Volcánica?

El volcán se está preparando para algo más… Ojalá nos equivoquemos”, dicen expertos de la RSN

13 DE MARZO DE 2015

Foto cortesía Turrialba Digital.

Ex­per­tos en vul­ca­no­lo­gía de la Red Sis­mo­ló­gi­ca Na­cio­nal (RSN) con­si­de­ran que elvol­cán Tu­rrial­ba -se­gún el com­por­ta­mien­to que ha mos­tra­do en los úl­ti­mos 14 años- se está pre­pa­ran­do para lo que de­no­mi­nan “una ac­ti­vi­dad mayor“. Eso sí, no pue­den de­ter­mi­nar si esa gran ac­ti­vi­dad se rep­sen­ta­rá en uno, en dos o en 10 años.

Según de­ta­lló Gui­ller­mo Al­va­ra­do, ex­per­to en vul­ca­no­lo­gía, a lo largo de la his­to­ria el co­lo­so ha te­ni­do seis gran­des erup­cio­nes (du­ran­te los úl­ti­mos 3.500 años), las cua­les fue­ron in­clu­so más gran­des que las erup­cio­nes de la ac­tua­li­dad; la más re­cien­te y de mayor im­por­tan­cia fue la que se dio entre 1864-1866.

“Pre­vio a esto, había ma­ni­fes­ta­do sig­nos de ac­ti­vi­dad muy si­mi­lar a la de ahora, in­clu­so hay re­por­tes de caída de ce­ni­za un año antes (…) esto quie­re decir que hubo un pe­rio­do, in­clu­so de 10 años, para pre­pa­rar­se para una ac­ti­vi­dad gran­de como fue la de 1864?, dijo Al­va­ra­do.

In­di­có que desde el 1997 hay sig­nos de mayor ac­ti­vi­dad del Tu­rrial­ba, sin em­bar­go desde el 2001 las se­ña­les fue­ron más sig­ni­fi­ca­ti­vas y fue en enero del 2010 cuan­do se in­ten­si­fi­có la ac­ti­vi­dad, desde en­ton­ces el co­lo­so pre­sen­ta­ba entre una o dos erup­cio­nes por año.

Sin em­bar­go, desde oc­tu­bre an­te­rior, el pe­rio­do se ha acor­ta­do a dos ac­ti­vi­da­des men­sua­les. “El vol­cán se está pre­pa­ran­do para algo más, ojalá nos equi­vo­que­mos (…)”, ad­vir­tió Al­va­ra­do.

Vol­cán de cam­bios cons­tan­tes

Mau­ri­cio Mora, tam­bién es­pe­cia­lis­ta en vul­ca­no­lo­gía, in­di­có que estas erup­cio­nes que ocu­rren desde oc­tu­bre an­te­rior y que se re­pi­ten este año, se dan en un nivel de ac­ti­vi­dad sís­mi­ca pro­me­dio y lo que varía es el me­ca­nis­mo de las mis­mas.

Es decir, “se ha ve­ni­do ge­ne­ran­do un preám­bu­lo para algo mayor; quie­re decir que debe haber algo de cuer­po mag­má­ti­co ha­cién­do­se paso (…) el pro­ce­so ha sido lento, lle­va­mos cerca de 14 años de pro­ce­so y cada vez que pa­sa­mos a uno nuevo el es­ce­na­rio de ac­ti­vi­dad cam­bia, por­que las con­di­cio­nes en pro­fun­di­dad son di­fe­ren­tes (…)”, dijo Mora.
Al­va­ra­do, por su parte,  in­di­có que du­ran­te este vier­nes vi­si­ta­ron el borde del crá­ter a es­ca­sos 100 me­tros .”Nos sor­pren­dió que la can­ti­dad de ce­ni­za en el crá­ter era casi nula, al menos de la ac­ti­vi­dad de ayer (…) el otro as­pec­to in­tere­san­te es que el área de los im­pac­tos de las pie­dras era más re­du­ci­da, com­pa­ra­dos a los de no­viem­bre del año pa­sa­do, de un radio de 40 me­tros, mien­tras que el año pa­sa­do el radio era de unos 800 me­tros”, dijo Al­va­ra­do.Agre­gó que esos cam­bios sig­ni­fi­can li­mi­ta­cio­nes para es­ta­ble­cer pre­vi­sio­nes, y dijo que con­for­me pasa el tiem­po la ac­ti­vi­dad sís­mi­ca va au­men­tan­do y poco a poco se va ha­cien­do más im­por­tan­te.

Para este ex­per­to, la ac­ti­vi­dad de ayer se so­bre­va­lo­ró y “pro­ba­ble­men­te por una con­di­ción me­teo­ro­ló­gi­ca las ce­ni­zas tu­vie­ron mayor al­can­ce (…)”. De acuer­do con él, las tres erup­cio­nes que se die­ron este jue­ves pu­die­ron ser más pe­que­ñas que las del año 2014.

 

PREVENCION VOLCÁN
¿Qué hacer antes?

  • Si reside en la zona de influencia de un volcán, procure habitar en el área de menor riesgo. Un volcán puede generar temblores, aluviones, lahares, tempestades eléctricas.
  • Conozca el mapa de amenaza del volcán que le puede afectar. Allí se delimitan las zonas de alto, moderado y bajo riesgo. Abandone el lugar antes de la erupción.
  • Procure que todos los miembros de su familia sepan cómo actuar, cómo cortar el suministro de gas, luz y agua, y tener los números de emergencia a los que pueden llamar de ser necesario.
  • Conozca las rutas de evacuación y tenga prevista la posibilidad de alojarse temporalmente en casa de un familiar o amigo que no viva en la zona de riesgo. Haga conocer de su familia este sitio de encuentro. Si se presenta la posibilidad de que ocurra una erupción y usted puede verse afectado, probablemente la única medida de prevención correcta sea evacuar.
  • Consulte con sus autoridades de protección civil municipal y obtenga allí mayor información. Entérese de las medidas del plan de contingencia que han elaborado.
  • Esté atento a las alarmas (sirenas, campanas, bocinas, etc.). Ellas pueden avisar que el peligro de la erupción es inminente. Mantenga un radio de pilas y sintonícelo para recibir información que le sea útil en la emergencia.
  • Evite la acumulación de material volcánico sobre los techos planos o de poca inclinación ya que por el peso éstos pueden derrumbarse. Este riesgo crece si se presentan lluvias porque el agua aumenta el peso de los materiales sobre los techos (un metro cúbico de ceniza húmeda puede llegar a pesar más de una tonelada).
  • Cubra los depósitos de agua para evitar que se contaminen de cenizas o gases.
  • Coloque cintas adhesivas o tablas sobre las ventanas para evitar su caída violenta por las explosiones del volcán. Si usted habita en el campo mantenga pasto, agua, y demás alimentos y reservas para sus animales y evite que consuman pasto o agua con ceniza.
  • Mantenga un maletín de primeros auxilios, un radio portátil, una linterna en buen estado y pilas o baterías de reserva.
  • Lleve siempre consigo sus documentos de identificación.
  • No preste atención a rumores, pero sí a la información oficial. Procure verificar toda la información con las autoridades y organizaciones competentes.
  • La única protección contra la lluvia de piroclastos de tamaño considerable son los refugios y techos reforzados.
  • Establezca un punto de reunión, por si la familia se encuentra dispersa.


¿Qué hacer durante?

  • Ante todo conserve la calma; el pánico puede producir más víctimas que el fenómeno natural.
  • Cumpla los planes y procedimientos acordados previamente (como el plan de contingencia elaborado por el Comité de Protección Civil de su Municipio).
  • Aléjese de los valles y ríos por donde puedan bajar flujos de lava, lodo o emanaciones de gases. Procure no estar cerca de terrenos que hayan sufrido derrumbes.

Si la ceniza volcánica comienza a caer ponga en práctica las siguientes recomendaciones:
* Busque refugio bajo techo y permanezca allí hasta que el fenómeno cese.
* Cúbrase la nariz con un pañuelo. De ser posible respire a través de una tela humedecida en agua o vinagre.
* Proteja sus ojos cerrándolos tanto como sea posible.
* Cúbrase con un sombrero y ropas gruesas.
* No use carro, la ceniza oscurecerá todo y se pueden presentar accidentes.

  • Evite cruzar puentes porque una avalancha puede estar próxima. En zonas lluviosas las   avalanchas son poderosos ríos de lodo que pueden presentarse durante una erupción, y que se mueven más rápido de lo que una persona camina o corre. Cuando llegue a un río, primero mire aguas arriba. Si se aproxima un aluvión o está pasando bajo un puente, no lo cruce.  La velocidad y el  poder del aluvión puede destrozar un puente rápidamente.
  • Si observa represamiento de ríos o quebradas avise de inmediato a los vecinos y al Comité de Protección Civil de su municipio o localidad.
  • Sintonice su radio y esté atento a las indicaciones del Comité de Protección Civil.
  • Reúna rápidamente a su familia, especialmente a los niños y ancianos, quienes son las personas más vulnerables en estos momentos. Si le es posible ponga a los animales bajo un refugio cubierto.
  • Manténgase alejado del área. Las explosiones laterales pueden viajar muchos kilómetros desde lo alto del Volcán. Tratar de observar un volcán en erupción es una idea que puede costarle la vida.
  • No difunda rumores.


¿Qué hacer después ?

  • Permanezca en el sitio seguro hasta cuando el Comité de Protección Civil le informe que ha retornado la calma.
  • Mantenga en sintonía el radio para recibir instrucciones.
  • Antes de entrar a su casa cerciórese que no ha quedado debilitada.
  • Evite hacer uso de líneas telefónicas, vías, transportes, servicios médicos y hospitalarios si no es estrictamente necesario. Muchas personas los necesitan con real urgencia.
  • Ayude a las personas heridas o que han quedado atrapadas. Si hay heridos, pida ayuda de primeros auxilios a los servicios de emergencia. Ayude a sus vecinos que tengan familiares de edad, impedidos o niños pequeños.  Su ayuda es muy valiosa si se encuentra capacitado y en condiciones de colaborar con las tareas propias de la atención y recuperación de la emergencia.
  • Remueva la ceniza del techo.
  • Efectúe una revisión de la luz, agua, gas y teléfono tomando las precauciones indicadas en inspección de servicios básicos.
  • Evite los comentarios sin fundamento porque pueden causar pánico.
  • Evite manejar a través de la ceniza, que daña los vehículos.
  • Cubra su boca y nariz. Proteja sus ojos. Mantenga su piel cubierta para evitar irritaciones y quemaduras.
  • Hierva el agua que va a beber.
  • Escuche una radio a pila o televisión para obtener noticias de la emergencia y posibles instrucciones de la autoridad a cargo.
  • En caso de tener una dolencia respiratoria, evite todo contacto con la ceniza y permanezca dentro de su hogar, hasta que las autoridades informen que ya no hay riesgo.