Nunca dejes tu espacio vacio

“¿Quién llenaría tu silla si no estuvieras aquí?”

Tras una pregunta al equipo de liderazgo que pensamos era muy poderosa. Mirando alrededor de la sala a preguntamos: “¿Quién ocuparía su posicion de liderazgo si no estuviera aquí?”

Uno de los mejores y más capaces líderes que conozcose conectó con su equipo a través de esta pregunta.

Les proporcionó no solo una imagen clara de lo que significa estar en el liderazgo de nuestra organización, sino ser un líder, punto.

Si quieres liderar, debes asegurarte de nunca dejar una silla vacía. Debes desarrollar constantemente otros líderes para tomar tu lugar.

Lo dije antes, pero es responsabilidad de un líder reproducir a otros líderes; esa es la premisa del liderazgo real, pero también debe ser el centro de la vocación como lider.

Desde el inicio del año 2006 me apasiona enseñar principios y prácticas de liderazgo, no como una forma de construir un nombre, sino como una forma de construir otros líderes. He hecho el trabajo de mi vida agregar valor a los líderes que multiplican el valor por los demás.

Vengo con esta convicción honestamente. En mi primer rol de liderazgo, no desarrollé otros líderes de la manera que necesitaba. Como resultado, una organización que floreció mientras estuve allí se desmoronó rápidamente solo unos meses después de mi partida. Simplemente no había suficiente liderazgo para mantener el impulso.

No quiero que eso te pase a ti ni a nadie. Es por eso que quiero que hagas eco de esa pregunta en tu vida: “¿Quién llenaría tu silla si no estuvieras aquí?”

Independientemente de su rol, edad o etapa, debe pensar en desarrollar a alguien para que ocupe su lugar.

Uno de los mejores hallazgos luego de realizar dicha pregunta fue que los líderes más jóvenes, entre las edades de 25-35 años, no solo estaban ascendiendo a posiciones de liderazgo, sino que también estaban llegando a otros en el camino.

En promedio, ¡los líderes jóvenes fueron mentores o se desarrollaron entre uno y cinco líderes potenciales!

Mis amigos, todos deberíamos tener la misma disposición que los líderes. Nuestra atención debe centrarse en invertir en las personas adecuadas que tienen el talento y la aptitud para asumir nuestro papel. No significa que tengamos que tener diseños en un rol diferente, no invertimos en otros como un plan de escape. Invertimos en otros porque queremos sacar lo mejor de ellos, lo que nos libera para preguntar: “¿Qué sigue?”

Porque, si el liderazgo nos enseña algo, siempre hay algo a continuación, y deberíamos estar listos para responder la llamada.

Eso solo es posible si hemos hecho el trabajo de preparar a alguien para que tome nuestro lugar. No podemos dejar atrás una silla vacía: se lo debemos a nuestros equipos y a nosotros mismos para asegurarnos de que estamos desarrollando otros líderes que puedan avanzar. Nos preocupamos mucho por las personas que lideramos cuando preparamos a las personas para dar un paso adelante y asumir el liderazgo.

Los buenos líderes nunca dejan una silla vacía. En cambio, dejan un legado de líderes que desarrollan líderes.

¿Se puede decir eso de ti?

Si deseas deseas tener un mentor para ser emprendedor solo contáctame: