Posts

Trabajo desde casa y ciberseguridad

enriquedans.com

El cambio en los hábitos de trabajo desencadenado por la pandemia de coronavirus está llevando a que muchas compañías que, en la práctica, no estaban preparadas para ello, se hayan visto obligadas a aceptarlo por necesidad, con todo lo que ello conlleva.

Por un lado, compañías anticuadas, generalmente obsesionadas con el presentismo, que nunca se preocuparon por hacer seguras unas conexiones desde el exterior porque jamás concibieron que sus empleados trabajasen desde ningún sitio que no fuese la sede de la compañía, y que se encuentran ahora con una total ausencia de protocolos, prácticas y herramientas para ofrecer canales mínimamente seguros para su información, que las convierten en completamente vulnerables.

Por otro, compañías con directores de seguridad rayanos en lo paranoico, con prácticas que nunca estuvieron pensadas para posibilitar el trabajo en remoto, y que, al intentarlo en función del nuevo contexto creado por la pandemia, se encuentran con que sus políticas prácticamente impiden que sus empleados se conecten a sus sistemas.

Sea por exceso o por defecto, la cuestión es que todo indica que la pandemia va a redefinir en muchos sentidos la forma en la que se trabaja en muchas compañías, provocando que muchas de las prácticas que en muchas empresas se comenzaron a imponer debido a las medidas de seguridad necesarias para combatir la expansión de la pandemia alcancen un cierto nivel de consolidación.

Esto nos lleva a una eterna pregunta: ¿cuáles deberían ser las características de un responsable corporativo de seguridad? La primera cuestión es evidente: dado que hablamos de un entorno en constante cambio, debe tener un nivel de actualización elevadísimo, permanente, que le permita conocer la gran mayoría de las amenazas y las herramientas que un eventual atacante podría utilizar, unido a un nivel de competencia técnica que le posibilite entender esas amenazas y hacer frente a ellas. Hasta aquí, los requisitos imprescindibles del puesto, y es importante subrayar lo de «imprescindibles», precisamente porque muchos que están en ese puesto, desgraciadamente, no los tienen.

Pero como todo puesto, además, de unos requisitos imprescindibles, tiene otros «deseables», con una frontera entre unos y otros que tiende a resultar más bien difusa. Y aquí entran una serie de criterios que tienen mucho más que ver con lo psicológico que con lo técnico, pero que como bien saben los buenos expertos en seguridad, pueden llegar a ser imprescindibles: aquí, además de hablar de la tan traída y llevada ingeniería social, tenemos que mencionar una característica fundamental, llamada empatía. La empatía se define como «la capacidad de percibir, compartir y/o inferir los sentimientos, pensamientos y emociones de los demás», y en un ámbito como el de la ciberseguridad, resulta completamente fundamental.

Pensar en un responsable de ciberseguridad como en una persona que se limita a dicta normas e implantar herramientas sin más es completamente absurdo. Conocer a las personas cuya actividad tienes que supervisar es fundamental, y puede evitar sentimientos de frustración, sobre todo en un momento en que conviven en la sociedad personas completamente ignorantes en este ámbito con otras que poseen niveles de información razonablemente elevados. La regla de oro es clara: si crees que tu trabajo se mide únicamente por la ausencia de intrusiones o problemas de seguridad, te equivocas: cada vez que una de las personas a tu cargo se encuentra en una situación de no poder acceder a información imprescindible para su trabajo, es que has hecho algo mal. El pensamiento que apunta a que la única responsabilidad de un director de seguridad es impedir violaciones de la misma es enormemente simplista, porque para eso, bastaría con cerrar a cal y canto toda la información dejando fuera a todo el mundo incluidos los que legítimamente necesitan acceder a ella, algo que resultaría obviamente absurdo.

La seguridad se expresa de muchas maneras. Si pretendes obligar a que tus empleados memoricen contraseñas cada vez más largas y complejas que además les obligas a cambiar cada tres meses en lugar de enseñarles a utilizar un gestor de contraseñas, te encontrarás con que, lógicamente, se las apuntan en un post-it y las pegan en el lugar donde las necesitan habitualmente. Si implantas un sistema de doble factor y no formas adecuadamente a las personas en su uso, seguramente provocarás situaciones rayanas en lo ridículo. Si no tienes en cuenta el impacto de cambiar las prácticas habituales de las personas que trabajan contigo, es posible que dejes sin acceso a quienes no deberías dejar fuera, con lo que ello conlleva de frustración o de pérdida de productividad.

La ciberseguridad va mucho más allá de simplemente evitar que alguien acceda a donde no debería acceder: también es importantísimo que el que debería poder acceder, pueda de hecho hacerlo sin tener que dar saltos sobre un solo pie mientras recita un mantra indescifrable. Si en un contexto excepcional como el actual te encuentras con una oleada de protestas de tus empleados que afirman que los protocolos de seguridad de tu compañía les impiden hacer su trabajo con normalidad, no lo dudes: por mucho que no hayas tenido intrusiones ni incidentes importantes últimamente, probablemente tienes al responsable de seguridad equivocado.

Cuando la crisis viene bien: las empresas de teletrabajo en auge

Mientras la economía se hunde por la crisis del coronavirus, las empresas de teletrabajo hacen el ‘agosto’

Javier Gil, trabajador en una consultora tecnológica de Zamora, es uno de tantos de miles de empleados que se ha visto afectado por la crisis del coronavirus de alguna u otra manera. Él y la compañía en la que trabaja; donde se han visto obligados a implantar “por primera vez el teletrabajo y de manera excepcional siguiendo los consejos del Ministerio de Sanidad”, explica.

Esta crisis es la prueba de fuego para miles de pequeñas y medianas empresas –el grueso del tejido productivo en el país– que, pese a las peticiones del sector y de sus propios empleados durante ya largo tiempo, han evitado implantar sistemas de trabajo a distancia de forma escalonada.

De hecho, las cifras siempre han estado en contra. España se encuentra a la cola de los países de la Unión Europea en lo que a implantación del teletrabajo se refiere. Un 4,3% de los empleados accede a esta modalidad de forma recurrente según datos del Eurostat; un 7,9% a finales de 2019 según un último estudio de Adecco como récord histórico y puntual. Esto supone que solo 800.000 trabajadores operaban antes de la crisis pandémica desde su casa al menos una vez por semana. Ahora, y por una cuestión coyuntural, estos datos escalarán durante al menos dos semanas.

Las recomendaciones del Ministerio de Sanidad llegaron junto a los primeros contagios en las grandes ciudades de España; con ellos, las dudas, el caos y la huida en masa de empleados a sus hogares ordenador en mano; otros, empleados en sectores de imposible implantación, se preguntan por el futuro de su puesto de trabajo.

En cualquier caso, los que, de momento, no registraron contagios ya estaban planeando el inicio de la actividad en el hogar a partir del lunes 16 de marzo, si no antes. De hecho, ya son varias las operadoras que han regalado más datos a los contratos de fibra para soportar el incremento de la actividad en los hogares. Otros siguen a la espera de ver la evolución del virus en sus respectivas comunidades y de los círculos de decisión de sus compañías.

Como tantos otros, Javier alega que, de momento, “la información aportada por su empresa es escasa”

Pero la sensación es la misma. Como tantos otros, Javier alega que, de momento, “la información aportada por su empresa es escasa”. Una cuestión que no solo afecta a la pequeña y mediana empresa: según ha podido saber Hipertextual empleados de grandes compañías como Airbus, Prisa o El Corte Inglés han sufrido las mismas idas y venidas, caos y desconocimiento del estado de la situación desde hace días. Pese a sus dimensiones, el miedo a la poca disponibilidad de ordenadores portátiles y el miedo a las filtraciones de datos –como ya le pasase al Grupo Prisa en la Cadena Ser– siguen muy al día.

Y no es de extrañar, la experiencia general hasta la fecha ha sido nula: “Entre los trabajadores existe un poco de desconcierto en estos momentos, en parte por no tener claro que exista una organización previa que lo permita, así como por el desconocimiento y la rutina de tener todo tipo de respuestas e infraestructuras al alcance en la propia oficina”. Protocolos y sistemas de gestión externos enfocados a un trabajo a distancia más allá de herramientas como Zoom o Skype.

Los ganadores del momento

Mientras las compañías, principalmente del sector turístico y servicios, estudian las ya más que seguras pérdidas que estos meses de parón tendrá para las cuentas anuales, otras llevan semanas registrando un pico de trabajo muy por encima de lo que estás acostumbradas.

Son precisamente las compañías dedicadas al trabajo de forma remota las que más negocio están registrando en este momento. Un sector que, hasta la fecha, si bien aprovechaba un creciente interés por los nuevos modelos de empresa seguía en un discreto segundo plano.

“En España ni hay cultura ni se ha puesto mucho interés en el teletrabajo. Asusta mucho porque hay desconfianza en los empleados por si no cumplen o no van a ser productivos”, explica Silvia Martínez de Sesame Time, compañía dedicada a la implantación de soluciones para el teletrabajo. Una posición que comparte Pedro Martínez desde otra empresa del sector, Aruba; donde añaden que “quizá España ha estado viviendo más bajo la cultura del presencialismo enfocado en cuestiones muy diferentes a las de productividad y trabajo por objetivos”. Es, ante todo, una cuestión de confianza en el empleado y mejora de las tareas de gestión.

Ahora, ambas compañías están registrando un pico de peticiones por parte de cientos de compañías con las que, sin la crisis del coronavirus, no habrían tenido ninguna posibilidad. Es, después de todo y según explica Pedro, “una situación que ha forzado a muchas empresas que han tenido que improvisar”.

No es un problema de tecnología, eso lleva ya años desarrollado, lo que viene ahora es la prueba de fuego de la confianza en los empleados

Pero de la necesidad y de la improvisación de unos, al beneficio de otros. “Desde el jueves, los registros se han triplicado”, explican desde Sesame Time, esto les ha supuesto pasar de los 3.100 clientes a los 3.300 en apenas unas jornadas. En menos de una semana han hecho el trabajo de meses o, incluso de todo el año. Y no solo de los que no cuentan con ningún sistema, también de los que necesitan ampliar sus plataformas para dar cobertura a más equipos en remoto. Una situación similar a la de Aruba. “La última semana hemos notado un crecimiento muy grande”, explican, “si antes teníamos 3 o 4 consultas al mes, ahora las hemos multiplicado por 6 en solo una semana”.

Y lo más importante en este momento, pregunta que hacen todos, es por el tiempo de implantación. Tanto Aruba como Sesame Time responden las mismas inquietudes por parte de los posibles clientes. La urgencia es máxima y las soluciones deben ser rápidas y, lo más importante, sencillas. “Las empresas quieren que el proceso sea lo menos disruptivo posible para que no se vea afectada la productividad y el cambio sea rápido”, explica Pedro.

En este contexto todos añaden la misma coletilla: no es un problema de tecnología, eso lleva ya años desarrollado, lo que viene ahora es la prueba de fuego de la confianza en los empleados. Ambas compañías esperan, asumiendo la gravedad coyuntural, que esta mala época sirva para mejorar las cifras de teletrabajo a futuro. “Está feo, pero es una oportunidad para nosotros”, comentan desde Sesame Time, “creo y espero que esta crisis sirva para trabajar de otra manera”.

Especialmente con la llegada de las nuevas generaciones que, entre otras cosas, ya exigen estos sistemas. “Esto va a remover la conciencia de muchas empresas y se van a dar cuenta de que funciona”, culmina Pedro.

4 palabras de gran alcance que hacen la vida valga la pena

4 palabras de gran alcance que hacen la vida valga la pena, segun Jim Rohn 

Intenta usar estas cuatro palabras y veras un verdadero cambio en tu vida

“Sin duda has oído la frase, un músculo que nunca se haya estirado no crece.”

El gran desafío que enfrentamos es cómo llegar a ser todo lo que podemos ser.  Esa es la razón por la que el difunto Jim Rohn a menudo decía: “Puedes tener más porque puedes ser más, y a menos que cambies como eres, siempre tendrás lo que tienes”.

Y tiene razón. Usted sabe lo bien que se siente maximizar su propio potencial y estirarse hasta el límite. En este extracto de una presentación del 2001 de Jim Rohn a miles de personas, el líder de pensamiento motivacional comparte cuatro palabras poderosas que pueden hacer valer la vida:

1. La vida vale la pena si APRENDES.

Tienes que tener que aprender a existir, y dejar el éxito a un lado. Lo que no sabes te hará daño. Así que tienes que aprender de tus propias experiencias, negativas o positivas. Aprendemos a hacerlo bien, primero haciendo a veces las cosas mal, lo llamamos positivo-negativo.

También aprendemos de las experiencias de otras personas, tanto positivas como negativas. Siempre he dicho que es demasiado malo que los fracasados no dan seminarios. Obviamente, no queremos pagarles por lo que no suelen dar en seminarios. Pero esa información sería muy valiosa: aprenderíamos cómo alguien que lo tenía todo lo arruinó. Aprender de las aventuras y los errores de otras personas es información valiosa porque podemos aprender qué no hacer sin el dolor de haber intentado y fallado nosotros mismos.

Aprendemos de lo que vemos, así que presta atención. Aprendemos de lo que oímos, así que sé un buen oyente. (Ahora, sugiero que debes ser un oyente selectivo, no sólo deje que cualquier persona le caiga encima con un balde de cosas negativas.) Aprendemos de lo que leemos, tienes que abrir un libro (o dos o tres). Aprender de las conferencias. Aprende de las canciones. Aprende de los sermones. Aprende de conversaciones con personas que se preocupan. Siempre sigue aprendiendo.

Aprender es el comienzo de la riqueza. El aprendizaje es el comienzo de la salud. El aprendizaje es el comienzo de la espiritualidad. La búsqueda y el aprendizaje es donde comienza el proceso milagroso.

2. La vida vale la pena si lo INTENTAS.

No puedes solamente aprender. Ahora tienes que probar algo para ver si puedes hacerlo. Trate de hacer la diferencia. Trate de tener algún progreso. Trate de aprender una nueva habilidad, o un nuevo deporte. No significa que puedas hacer de todo, pero hay muchas cosas que puedes hacer, si lo intentas. ¿Por qué no todo? Prueba lo mejor posible. Déle todo el esfuerzo.

¿Cuánto tiempo debes intentar? Hasta…

3. La vida vale la pena si PERMANECES.

Tienes que permanecer desde la primavera hasta la cosecha. Qué significa eso? Si usted se ha inscrito en algo lo ha hecho por el día o para el juego o para el proyecto, mírese a través de el. A veces viene la calamidad y entonces recoges todo, y ese es el final. Pero no terminen a medio camino. Tal vez en el siguiente proyecto pase, pero en este caso, si se inscribió, quédese hasta que haya terminado -y siempre dejelo mejor de lo que lo encontró.

Algunas personas plantan en la primavera y se van en el verano. Si te has inscrito para una temporada, ver a través de ella hasta el final. No tienes que quedarte para siempre, pero al menos quédate hasta que lo veas florecer.

4. La vida vale la pena si haces que te IMPORTE.

Si no te importa en absoluto, obtendrás algunos resultados. Si te importa lo suficiente, puedes obtener resultados increíbles. Has que te importe lo suficiente para hacer la diferencia. Has que te importe lo suficiente para demostrarle a alguien. Has que te importe lo suficiente para iniciar una nueva empresa. Has que te importe lo suficiente para cambiarlo todo. Has que te importe lo suficiente para ser el mayor productor. Has que te importe lo suficiente para establecer algunos records. Has que te importe lo suficiente para ganar.

Cuanto más te importa, más fuerte puedes ser.

Si te gusto el articulo, comentalo y compartelo en tus redes sociales !!!

 

Los grandes networkers hacen estas 10 cosas todos los meses

Hoy quiero compartir las 10 actividades que los networkers hacen cada mes para sacar su negocio adelante y es así como alcanzan grandes metas en la industria.

1375793_425467640888087_1700914370_nHe estudiado muchas personas de éxito en esta gran industria y definitivamente he notado algunas tendencias y similitudes específicas. Aunque cada uno tiene su propia estrategia para la construcción de su negocio y coloca su propio toque en las actividades que realiza, hay muchas cosas similares que todos los networkers de éxito hacen cada mes. A continuación se enumeran sin ningún orden particular.

1) Prospectar de 60 a 150 personas por mes

Los comercializadores de red exitosos cumplen con el objetivo de compartir sus productos a dos o cinco personas nuevas cada día, no importa si no las conocen. Lo hacen en diferentes formas como Facebook, cara a cara, lista de clientes potenciales online, asistencia a grupos de redes, etc. Ellos saben que necesitan personas nuevas para compartir su oportunidad de negocio y productos, es por ello que se aseguran de que nunca pase al menos un prospecto de dos a cinco personas a quien hablarles.

2) Hacer de 12 a 30 presentaciones mensuales

Debido a que los comercializadores de red exitosos siempre están hablando con nuevas personas, nunca se quedan sin gente para compartir su negocio o productos. Por lo general, una de cada cinco personas se queda a escuchar o ver una presentación si te acercas a ellos de la forma adecuada. Suponiendo que hablas con dos o cinco personas por día, sería muy fácil hacer de 12 a 30 presentaciones por mes. Ten en cuenta que personalmente no quisieras 12 o 30 veces la misma presentación, así que aquí también juega un papel clave la creatividad. También puedes hacerlo a través de videos para que estos se compartan sin necesidad de encontrarte con cada uno de ellos.

3) Patrocina de 2 a 6 personas por mes (tampoco es tanto) 

Suponiendo que muestras de 12 a 30 presentaciones por mes, no deberías tener problemas para patrocinar de 2 a 6 personas al mes. Esto supone que aproximadamente 1 de cada 5 personas que ven tu presentación a distancia se unen a tu equipo. Por experiencia personal he encontrado que el número asciende a 4 personas. La mayoría de los asalariados superiores patrocinan constantemente 4 personas por mes, esto supone alrededor de 1 persona por semana. Esto es factible, incluso para un asalariado a tiempo parcial, que cuenta con un plan de juego y trabajo inteligente. Para tener éxito, debes patrocinar nuevas personas cada mes.

4) Encuentra de 3 a 5 clientes

Cuando las personas no aceptan tu oportunidad de negocio, debes intentar con la comercialización de tus productos. Los clientes son una parte muy importante de tu negocio. Los comercializadores firmes, tienen por lo menos de 10 a 20 clientes activos y siempre están buscando nuevos clientes cada mes. Esto te otorga un beneficio inmediato y te ayuda a construir un negocio estable. Si estás compartiendo de 12 a 30 presentaciones por mes, esto no va a ser difícil de hacer.

5) Son 100 por ciento fiel a tus productos y son producto del producto

Los comercializadores de éxito NUNCA usan productos de su competencia. Si te quieres encaminar rápidamente hacia el éxito debes siempre usar los productos que comercializas antes que los de tus competidores. Las personas de éxito son fieles a sus productos. Están en auto-envío. Ellos experimentan nuevos productos cada mes. Además si los usas, puedes asesorar de mejor forma a otros acerca de los productos.

6) Leen libros de crecimiento personal todos los días

Los líderes son lectores y los lectores son líderes. Los comercializadores de éxito leen mínimo de 15 a 30 minutos por día. Ellos se enfocan en los libros que les enseñan a desarrollar nuevas habilidades y cómo ser mejores líderes. Ellos leen libros sobre network marketing, el espíritu empresarial, la comunicación, el liderazgo, generación de líderes, marketing, ventas y más.

7) Escuchan audios mientras manejan o se transportan a otro lugar

Los comercializadores de éxito no escuchan radio en su carro. Cada vez que ellos están conduciendo, están escuchando algún tipo de información o curso sobre desarrollo personal que les enseñará nuevas habilidades o a hacer de ellos un mejor líder día a día. Ellos escuchan por lo menos una hora de audios al día. Esto incluye audios sobre una variedad de temas empresariales como el network marketing, el espíritu empresarial, ventas, marketing, comunicación efectiva y más.

8) Asisten a eventos y seminarios, sus negocios crece de evento en evento.

Los comercializadores de éxito asisten a los eventos de su empresa. Esto incluye reuniones locales, reuniones regionales, video-conferencias, seminarios, etc. De hecho, los distribuidores más serios con su trabajo hacen su propio cúmulo de información para el crecimiento de su propio equipo. Los eventos son muy poderosos y son una gran manera de mantener a todos enchufados.

9) Mentorean y patrocinan a toda su profundidad

Los comercializadores MLM cuentan con una línea descendente donde lideran equipos. Ellos organizan, hacen preguntas, hablan de lo que funciona y no funciona en su negocio y catapultan nuevas ideas para llevar su negocio adelante. Además de su línea descendente, ellos también tienen otros mentores que les ayudan a desarrollar sus habilidades.

10) Trabajan estrechamente con su equipo

Los comercializadores de éxito trabajan muy de cerca con los miembros de su equipo. Esto típicamente no funciona en más de un 5 o diez por ciento de las empresas MLM. Estos líderes ayudan a sus miembros de equipo a surgir con mayor fuerza. Ellos brindan información y orientación. Son accesibles a su equipo. Ayudan a las personas de su equipo a desarrollar planes de juegos y a resolver inquietudes. Ellos persiguen el negocio y trabajan con los dispuestos.

Pensamientos finales

Aquí lo tienes. Esta es mi lista de las 10 mejores cosas que los comercializadores de éxito hacen cada mes. En realidad esta es una lista muy básica que cualquiera puede seguir. Lo único que podría variar un poco es la perspectiva que se tenga del negocio. Cada persona puede emplear la estrategia que mejor funciona para ellos.

No hagas siempre lo urgente si no lo importante

Hace pocos dias lei esta frase: No hagas siempre lo urgente si no lo importante, y me puse a reflexionar sobre como tomo yo las cosas de la vida.  Me he dedicado mucho teimpo a resolver lo urgente y no lo importante … Eso como a muchos de ustedes me ha causado un cansancio extremo y tambien una frustracion.  Es por eso que me he decidio a escribir este articulo, para crear esa conciencia en ti y que puedas diferenciar entre lo URGENTE y los IMPORTANTE!!!

Urgente o Importante

Si te gusta e impacta tu vida te piuso que lo compartas en tus redes sociales…

Tanto a nivel personal como a nivel profesional, todos hemos tenido momentos, que al comenzar el día o durante el mismo, no sabemos por donde comenzar a “meter mano” a los asuntos diversos que nos invadían.

Seguramente que en esos momentos, no sabíamos que hacer, como planificarnos para resolver todos los temas en el plazo establecido… y seguro que nos invadiría una sensación de nerviosismo importante, que nos haría ir mas rápido en nuestras actividades que de costumbre.

Esa toma de decision de rapidez, es lo perjudicial.

Recuerda el viejo dicho: ” NO CORRAS, POR MUCHO QUE CORRAS NO LLEGAS ANTES”.

Pues aquí es igual, lo primero es lo primero, y por mucho correr, no se resuelven todos los asuntos antes, al igual que trabajar mas, no significa que se trabaje mejor.

Todos nos hemos dedicado siempre a lo Urgente antes que a lo Importante, esto es bastante habitual : ” Haz esto ya mismo que se lo tiene que llevar el cliente; Ven a casa, te necesito urgentemente para un tema; Vamos a comprar esto que necesito para el sábado;…” y ciento de situaciones más , que nos provocan un ataque de ansiedad que nos hace no saber por donde empezar a resolver la situación.

En definitiva, todo es para antes de ayer, a que si? Y sobre todo en el tema profesional.

¿Pero que es Urgente y que es Importante?.

Urgente, es aquello que tenemos que resolver con celeridad, de inmediato, y sobre todo que no se puede posponer su resolución aunque sea un tema intrascendente.

Importante, es aquello que tiene transcendencia, y sientas bases firmes a medio y/o largo plazo.

Pero como la experiencia dice, lo urgente no es importante y lo importante no es urgente. Cuantas veces nos han pedido algo en el trabajo, como urgentísimo, y luego hasta la semana siguiente no lo han utilizado y luego no era tan importante como nos hacían entender?.

Dedicamos mucho tiempo a resolver temas “urgentes” a lo largo del día y muy poco tiempo, y tendría que ser al revés, a temas importantes, provocando ineficiencia y desgaste innecesario en nuestro trabajo y/o relación con los demás , además de no acometer lo que realmente importante aunque estemos capacitados para ello. En definitiva, lo que provoca es ineficacia y desgaste tanto mental como físico.

Siempre habrá situaciones y situaciones, pero creo que hay dos cosas importantes que hay que tener en cuenta para dicho momento de agobio:

.- La planificación

.- Delegar.

Planificar, es decir, delimitar, esclarecer la situación que estamos viviendo, ver que es importante para nosotros y sobre todo estar mentalizados que tenemos que salir de dicha situación, no nos invada el nerviosismo.

Delegar, si se puede, es lo mejor. Tenemos que estar centrados en lo que queremos y sabemos hacer, en definitiva en nuestro objetivo. Si tenemos una persona a nuestro alrededor que nos puede ayudar en el tema en cuestión ( Anda hij@, ayudame con esta faena, que tengo que hacer la comida para mañana, Por favor, me puedes ayudar a imprimir con este informe, que tengo que salir corriendo a una reunión ) , o un subordinado si tenemos personal a nuestro cargo.

Y para acabar, les dejo estas dos frases respecto al tema: ” No hay nada tan fácil que no se vuelva difícil cuando lo haces a disgusto” decía Terencio y como decía Aristoteles ” Si está en tu mano hacer algo, también está en tu mano no hacerlo”.

Aqui te dejo este corto articulo para que medites sobre como enfrentas tu vida a diario y como puedes mejorar tus habitos con planificacion previa.

Si te gusto compartelo con tus amigos, a mi me ha servido mucho desde que lo lei

Julio Cesar Camacho

contacta a Julio Camacho